El id es:node/137610
José Manuel González 27 de Abril de 2016

Abuso sexual infantil

El usuario es:
Foto: Archivo El Heraldo

José Manuel González
Compartir:

El próximo sábado 30 de abril se celebra el Día Internacional de los Niños y Niñas, por lo que me agradaría volver a tocar el tema del abuso sexual infantil.

Como les he dicho algunas veces, el abuso sexual infantil es un fenómeno común en nuestro medio. Sin ir muy lejos, yo fui un niño abusado sexualmente a los 5 años, como he contado en algunos de mis anteriores libros.

El abuso sexual es cualquier acto erótico con un niño llevado a cabo por un adulto –o por otro niño mayor que la víctima–. Esto puede hacerse tocando los genitales del niño, haciendo que el niño toque los genitales de un adulto o de otro niño, por contacto bucogenital o por penetración vaginal o anal.

A veces ocurren otros tipos de abuso, como mostrar al niño revistas o películas pornográficas o utilizar al niño para elaborar material pornográfico.

Lo más común es que quienes abusan sexualmente de niños sean personas a las que el niño conoce y que lo pueden controlar o seducir con halagos y regalos. En aproximadamente 8 de cada 10 casos reportados, el abusador es conocido por la víctima. Los siguientes signos pueden sugerir que un niño está siendo abusado sexualmente:

*Terror inexplicable a algunas personas o a algunos lugares.
*Decir a alguien que ha sido víctima de un ataque sexual.*
*Tener frecuentemente actividades sexuales sugestivas o hablar frecuentemente de temas sexuales.
*Temor irracional ante un examen físico.
*Dibujos tétricos o con exceso de rojo y negro.
*Cambios súbitos en su conducta.
*Tratar de que otros niños lleven a cabo actos sexuales.

Un menor víctima de abuso sexual también puede presentar ropa interior rota, manchada o sangrada, y dolor o rasquiña en los genitales o el ano.

Cuando se entere de un abuso sexual tome en cuenta seriamente la información, pero serénese. Cuando se ignora la información dada por el niño, este no se arriesgará a volverlo a decir, y como consecuencia puede permanecer víctima de abuso por meses o incluso años. Asegúrese de apoyar y ayudar al niño a entender que el abuso sexual no es por su culpa. Dele mucho cariño y confianza en sí mismo.

Si usted está enojado, no permita que el niño se dé cuenta de su ira. Esto es importante para que el niño no piense que usted está enojado con él o ella.

Alabe al niño por ser tan valiente de contárselo (esto es de la mayor importancia si el niño ha sido víctima de algún pariente cercano).

Consiga ayuda profesional inmediatamente, hable con su pediatra, psicólogo, psiquiatra, sexólogo o trabajador social. El abuso sexual infantil es un problema grave que debe ser atendido profesionalmente porque altera trascendentalmente el desarrollo de una sexualidad saludable. También es posible que la persona abusada desarrolle adicción al alcohol u otras drogas.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO