EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143967
José Manuel González 12 de Julio de 2017

¿Me divorcio o no?

El usuario es:
Jose Manuel Gonzalez

Esta es la pregunta que con frecuencia me hacen las personas que sufren por una relación de pareja que no funciona. Cuando la hacen, parece que solo ven dos opciones: quedarse o divorciarse.

Yo creo que lo primero ante esta situación es ver que hay más de dos opciones y que no es sano decidir cuando uno está rabioso, resentido, asustado o decepcionado. Por eso es aconsejable tranquilizarse para poder ver más claramente las posibles opciones.

Cualquier persona puede contar con instrumentos para tranquilizarse, como caminar, alimentarse de forma adecuada con nutrientes relajantes, oír música, asistir a clases de yoga, dibujar mandalas, hacer ejercicios de relajación, practicar la meditación, recibir enemas de café, conversar con personas que te aprecien o asistir a grupos de oración.  

Es evidente que cuando uno se pregunta si debe divorciarse o no es porque la situación ya se le salió de las manos. Y ahí surge otra opción importante: buscar ayuda profesional.

Por muy dolorosas que hayan sido las experiencias, si ambos tienen el deseo de salir adelante, un buen terapeuta puede reconstruir el matrimonio. La experiencia muestra que de cada diez parejas que buscan ayuda profesional, cerca de ocho logran rehacer el vínculo conyugal y pueden llegar a tener una relación armoniosa y feliz.

Otra opción es separarse por un tiempo, 2 o 3 meses para ayudar a que los ánimos se calmen y podamos ver mejor la situación. Cuando estamos inundados de emociones negativas, que la presencia del otro nos genera molestias, es difícil encontrar solución a los problemas de la pareja. La separación temporal puede ser un tiempo para que cada cónyuge pueda reflexionar sobre el matrimonio, sobre los defectos y cualidades de cada uno de los dos, sobre las posibles vías de solución de los conflictos al tener una nueva perspectiva sobre los problemas dentro del matrimonio. La separación temporal es una gran herramienta que puede ser utilizada para salvar el matrimonio si se busca el acompañamiento objetivo de alguien que no esté parcializado ante el conflicto de la pareja.

Otra opción es esperar que la mano de Dios actúe y solucione el inconveniente. Esta alternativa es la que muchas veces recomiendan las madres cuando dicen: “Hija mía, ten paciencia que con el tiempo esas cosas se solucionan. Pon buena cara y ten fe en Dios”.

La última opción es divorciarse. Esta es una experiencia muchas veces más dolorosas que el mismo problema que se quiere resolver. Cuando la persona tranquilamente no ve otra opción que divorciarse, yo le daría dos consejos: busque un abogado, porque los aspectos legales si no se manejan bien pueden traer muchas consecuencias negativas y busque ayuda profesional para que sus emociones y sentimientos negativos no le hagan daño a usted y a sus hijos.

www.drjmgonzalez.com
gonzalezbarranquilla@gmail.com
@drjosegonzalez
Dir: Cra. 51B No. 94-334, consultorio 404 Barranquilla.
Celular: (57) 310 630 24 44
 

Etiquetas

Más de revistas
-->