El id es:node/142117
Mi Terapia de Pareja 29 de Marzo de 2017

¿Cómo puedo saber si mi pareja me es infiel?

El usuario es:
Frauky Jiménez Mazo
Compartir:

Muchas personas me preguntan: ¿cómo sé que mi pareja me está siendo infiel? Pues,  ya traen sus sospechas, ven cambios afectivos, en su físico (más delgados generalmente) o en su forma de ser. Usualmente, las personas que no son celosas no se fijan en estos cambios, pues no se les pasa por la mente que algo pueda estar ocurriendo, pero, si es muy marcado el cambio, empiezan a sospechar que algo está pasando.

Estas cosas en sí mismas no prueban que un hombre o mujer tenga una aventura, pero son buenos indicadores.

En los hombres

• Empieza a ir al gimnasio o lo hace más a menudo.
• Se vuelven más románticos en el matrimonio.
• Otros, por el contrario, se vuelven más indiferentes, poco afectuosos.
• Casi siempre les da por trabajar hasta tarde todos los días.
• Salen de viaje de trabajo  a otras ciudades o países cuando antes no los hacían.

En las mujeres:

• Pierden peso.
• Compran ropa más juvenil y moderna.
• Cambian su maquillaje y su peinado.
• Se quedan más tiempo en la oficina, supuestamente con las amigas.
• Empiezan a tomar cursos nocturnos.
• A veces, incrementa la actividad sexual con su pareja cuando antes era baja.


De nuevo, estas cosas en sí mismas no significan que están siendo infieles, pero muestran que algo diferente está ocurriendo, y puede alertar a la pareja sobre una posible aventura.

Las aventuras inevitablemente lastiman a los implicados, incluidos los niños si los tienen.

Por otro lado, algunas aventuras tienen un final feliz y lo que empieza con una infidelidad termina en matrimonio, pero, la gran la mayoría de las relaciones extramatrimoniales no termina en una nueva relación.

La infidelidad no es una buena decisión, pero aún así algunas personas siguen siendo infieles, no solo una, sino muchísimas veces.

Lo más sorprendente es que todavía hoy en día, la persona herida o víctima de la infidelidad de su cónyuge sigue sufriendo y persiguiendo las infidelidades de su pareja, y no toma la decisión de terminar esa relación, amparándose en que: “es que todavía lo amo”.  Se evidencia una dependencia emocional gravísima, eso no es amor.

Y por otro lado, la parte infiel no promete ningún cambio, de alguna forma le hace creer a su pareja que no es infiel y se repite una y otra vez el mismo ciclo de aventuras con muchas personas y su pareja le sigue dando muchas oportunidades esperando el milagro que tal vez nunca llegue.

La fidelidad es por convicción, y el que no está convencido seguirá siendo infiel.

Si usted está en esta situación, busque ayuda, siempre hay alternativas para ser feliz y tomar decisiones diferentes.

Visítame en www.miterapiadepareja.com.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO