El id es:node/137839
Mi Terapia de Pareja 18 de Mayo de 2016

La buena energía de de Danny D’ Albano

El usuario es:
Foto: Orlando Amador y cortesía The Reconnection

Danny se convirtió en todo un facilitador de la sanación reconectiva. Él es un fiel creyente de que las personas pueden reconectarse “con quienes fueron alguna vez”.

Inguel Julieth De La Rosa V.
Compartir:

Desde los 18 años, Danny D’ Albano “tenía la sensación de que podía hacer algo con las manos”. Durante sus días de juventud, el argentino radicado en Miami había sido  abordado por tres clarividentes de esa ciudad estadounidense, que le auguraban que él sería un sanador.

El futuro que le leían a Danny en 1993 también mostraba supuestamente que un hombre aparecería en su vida y le enseñaría a hacer algo, y que lo que hacía ese hombre cambiaría la humanidad para siempre y él, como si fuera poco, sería parte de ese gran cambio.

“Catorce años después apareció en mi vida Eric Pearl –experto en reconexión y sanación reconectiva–, lo vi en televisión y supe que esa era la persona de la que me habían hablado. Al día siguiente fui al seminario (al que invitaba), no tenía ni idea de lo que estaba haciendo, pero desde ahí mi vida no volvió a ser la misma”, recuerda el argentino, sin perder de vista ni un solo detalle de aquel episodio que vivió un día después del taller con Pearl.

“El destino o el universo me llevó hacia una mujer que estaba casi muerta en un hospital de Miami. Nivia tenía un derrame cerebral hemorrágico y tres veces habían planeado desconectarla. El médico había dicho que no existía ni una posibilidad de sobrevivir”, cuenta.

En ese momento, Danny dudó muchísimo de que eso de la sanación reconectiva, que había aprendido con Pearl, trabajara en ese tipo de casos; sin embargo, entró a la habitación, se puso en frente de la paciente y se dejó impresionar por el cuadro que vio: “una persona toda hinchada, con la lengua afuera, conectada a un respirador artificial”.

“Me vi cruzado de brazos, pensando cómo revoleando los brazos en el aire iba a sacar a esa mujer de ese estado. Por un momento me sentí que estaba jugando a ser Dios y no me gustó eso. Pero, mientras pensaba en eso, algo me pidió que dejara de hablar conmigo e hiciera mi trabajo. Entonces, me acerqué lo más que pude entre tantos cables que había, y empecé a hacer lo que Eric me había enseñado, estaba inconsciente, repitiendo algo completamente aprendido”, cuenta Danny, quien siguió haciendo lo suyo durante 10 minutos, antes de salir corriendo a casa.

Al día siguiente, Danny volvió al hospital en contra de su voluntad. Dice que fue obligado por esa voz que le insistía que debía volver. Cuando llegó, la hermana de Nivia le agradeció por su presencia, sentía que había una mejoría en ella, aunque el médico decía que su estado era el mismo. Es más, su excesiva hinchazón había disminuido.

“Entonces entré a la habitación y me acerqué más a Nivia. Apenas puse las manos sobre su cabeza, sin tocarla, sus ojos empezaron a moverse impresionantemente bajo los párpados. Sabía que iba a pasar algo, pero no tenía ni idea qué sería. Estuve 15 minutos y me fui. Solo pude volver a la semana siguiente y, para mi sorpresa, encontré a Nivia en una sala regular, viendo televisión. No puedo describir lo que sentí en ese momento”, narra Danny.


Los procedimientos. Desde aquel episodio, Danny se convirtió en todo un facilitador de la sanación reconectiva. Él es un fiel creyente de que las personas pueden reconectarse “con quienes fueron alguna vez”, con nuestro pasado genético.

Según el facilitador, entre los cambios que más se destacan de la sanación reconectiva está, como bien dice su nombre, la capacidad de curar “todo tipo de enfermedades en el campo físico, mental y emocional, sin necesidad de tocar el cuerpo físico”.

Sin embargo, el experto Eric Pearl deja claro “que esta no es una terapia, ni  un sustituto del tratamiento médico”.

“Esto no tiene nada que ver con religiones o rituales, es algo sencillo que todos podemos hacer, accediendo a las frecuencias vibratorias propias de cada quien, las cuales, por naturaleza, son de autocorrección y accesibilidad para todos”, dijo Pearl en declaraciones para el Nuevo Herald.

La reconexión, por su parte, es un trabajo diferente, que se hace en dos días, a través de la misma frecuencia.

“Cuando posees esta frecuencia y pones las manos sobre los 104 puntos y líneas que tiene el cuerpo –sin tocarlo–, es como si abrieras algo en el primer día y lo cerraras en el segundo. Tras estos 17 pasos, la vida no será la misma”, dice.


En varias partes del mundo se han dictado charlas prácticas de sanación reconectiva, como lo muestra esta imagen.

Charla en Barranquilla
El objetivo es enseñar qué es la reconexión y la sanación reconectiva, y para qué sirven. La idea es hablar de la filosofía, el arte y la ciencia de la reconexión, con demostraciones en vivo de cómo se siente su frecuencia. El público también tendrá la oportunidad de agendar sesiones personales.
 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Más de Mi Terapia de Pareja
Ir a EL HERALDO