El id es:node/152130
Mi Terapia de Pareja 10 de Abril de 2019

La ira más fea y frenética de las emociones

El usuario es:
Frauky Jiménez Mazo
Compartir:

Muchos consultantes o pacientes, nos preguntan si pueden controlar la ira, y si claro que se puede, pues de no hacerlo esta afectaría de manera negativa el amor, además está dentro de las causas más frecuentes de ruptura de las relaciones de pareja.

La ira cuando sale sin control tiene un costo muy elevado, y especialmente si esta es dirigida de forma continua y sin consideración hacia su cónyuge causando probablemente un gran daño a la relación de pareja.

Muchas personas creen que la ira la dirigimos principalmente hacia la gente que nos cae mal. Pero no es cierto ya varios estudios realizados demuestran que no es así.

La mayor parte del tiempo que nos enojamos es con la personas que mejor conocemos. Entre los blancos más frecuentes de la ira esta la pareja, seguido por los hijos y por último compañeros de trabajo y amigos.

Desde la Biología y las neurociencias se explica la ira en nuestro cuerpo de la siguiente manera; cuando provocamos repetidas veces los cambios físicos que siguen a la ira, podemos dañar nuestros sistemas cardiovasculares. Los aumentos repentinos de la presión sanguínea que acompañan a nuestra ira incrementan la fuerza con la que fluye la sangre por nuestras arterias.

Estos aumentos de flujo sanguíneo suelen debilitar y dañar el fino revestimiento de las arterias, y producir cicatrices o agujeros. Una vez que se ha dañado esta capa de tejidos, los ácidos grasos, la glucosa y otros elementos de la sangre empiezan a pegarse a las paredes dañadas de esos vasos.

Con el tiempo, la acumulación de estos materiales puede originar la obstrucción de las arterias, con el resultado de una disminución general del flujo sanguíneo. Esta patología se llama arteriosclerosis. Si esta acumulación de elementos, conocidos también como plaquetas, se produce en las arterias que van al corazón, podemos ser candidatos a padecer enfermedades coronarias, isquemia de miocardio o algún otro grave trastorno cardíaco. (Controle su ira antes de ella le controle a usted, Albert Ellis).

Por eso la decisión de vivir con menos ira puede ser una de las más importantes que podamos tomar en nuestra vida.

Personalmente me encanta dar la anterior explicación a los pacientes de terapia de pareja, porque aprenden acerca del daño causado a su cuerpo y órganos vitales cuando se tiene ira.

A nivel físico, la excitación y agitación pueden incrementar la ira y mantenerla viva, practicar la relajación muscular progresiva, de manera adecuada y constante, contribuyen a disminuir el ritmo cardiaco, la presión sanguínea y la tensión muscular.

El pensamiento nos crea gran parte de la ira, técnicas como el mindfulness, y formas de meditación, ayudan a liberar la mente de pensamientos, y emociones negativas,

Tarea de mucha constancia, y práctica es la de aprender a relajar nuestro cuerpo y mente para dominar la ira, los resultados se verán tan pronto como tengamos el control de ambas.

 

Sígueme en mi página frauky jimenez

Instagram frauky_jimenez

Celular: 311 2098845

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO