El id es:node/148524
Mi Terapia de Pareja 25 de Abril de 2018

Mi hijo no se está quieto, no obedece, no aprende.

El usuario es:
Frauky Jiménez Mazo
Compartir:

Muchos personas me han preguntado sobre cómo manejar la desobediencia en los niños lo primero es conocer los tipos de desobediencia

1. El adulto da una orden y el niño no la cumple pasado un tiempo determinado (20 segundos).

2. El adulto pide al niño que deje de hacer una conducta y el niño no deja de hacerla en un tiempo determinado (20 segundos).

3. El niño realiza conductas que están implícitamente prohibidas (ej: jugar al balón en el salón).

4. El niño no realiza conductas que son implícitamente obligatorias (ej: lavarse los dientes después de comer).

Durante el crecimiento se dan en los niños conductas de oposicionismo, estas constituyen una base de desarrollo evolutivo normal en niños de 3 años. Según Palacios (2002), conductas como la terquedad, el negativismo o la oposición, forman parte del desarrollo de la personalidad, por lo que se trata de algo evolutivo que acabará desapareciendo.

Los padres deben estar atentos a corregir esas conductas si son repetitivas, es decir que no desaparecen con el crecimiento, si el adulto cede ante las exigencias del niño con el objetivo de eliminar el problema, se produce la llamada “trampa de reforzamiento” aumentando la probabilidad de que la conducta del niño se repita en ocasiones posteriores.

En casa hay que establecer normas y órdenes por parte de los adultos o cuidadores, estas deben ser  claras, cortas, especificas, comprensibles y razonables para el menor.

A la hora de cambiar las conductas de desobediencia tenemos las siguientes técnicas:

1) Refuerzo de conductas adecuadas: se da cuando una buena conducta va seguida de un premio (refuerzo positivo), abrazos, besos, premios, felicitaciones etc. O cuando una conducta trae como consecuencia el fin de una situación desagradable (refuerzo negativo). Ejemplo si te comes las verduras, no tienes que lavar el plato.

b) Extinción de conductas inadecuadas: Consiste en ignorar aquellos comportamientos de los hijos que no se quiere que repitan con posterioridad. Los padres deben concretar las conductas de sus hijos que les parecen más desagradables y eliminar aquellas que más problemática producen. En los más pequeños las pataletas se ignoran, cuando los pequeños se dan cuenta que los padres no ceden ante una rabieta no lo vuelven hacer.

c) Castigo: No es aconsejable aplicarlo de forma continua, de hecho provoca reacciones negativas hacia la persona que los aplica. A la hora de aplicarlo hay que hacerlo siempre combinándolo con la realización de una conducta adecuada para el niño para que una vez la realice, reforzarlo por ello. Es decir felicitarlo de alguna forma por cumplir con lo solicitado

Recomiendo leer sobre evolución de los niños en las diferentes etapas de su vida, con este aprendizaje van a entender mejor que conductas en el niño son normales y cuales se están convirtiendo en problema, atacándolas a tiempo, sin traumatismos, para los niños, y para los adultos.

Más información en www.miterapiadepareja.com
Celular: 311 2098845 Dra. Frauky Jimenez Mazo
@frauky
consultas@miterapiadepareja.com
Síguenos en Instagram, frauky_jimenez

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO