El id es:node/46839
Relaciones 22 de Noviembre de 2011

Día de la eliminación de la violencia femenina

El usuario es:

Compartir:

El próximo viernes 25 de noviembre es el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, una celebración instituida por la Organización Mundial de la Salud para buscar más equidad en las relaciones hombre – mujer.

Varias veces he escrito que cuando uno trabaja con parejas que conviven con la violencia conyugal encuentra en ambos la concepción errónea, producto de la cultura machista, que puede resumirse en la frase trillada: “El hombre es el que manda”.

Tanto el hombre violento como su víctima están convencidos de que el sexo masculino representa la autoridad y que la mujer debe ser siempre una compañera sumisa y obediente. El hombre se siente dueño de la mujer, y ella se somete porque cree que ese es su destino: pertenecer a un hombre. Así se perpetúa la relación violenta. Ahí no tiene cabida la democracia conyugal y las acciones que se generan con esa idea son muchas veces trágicas.

La violencia física, que se presenta en cuatro de cada diez parejas – según la última encuesta de Profamilia – debe ser denunciada. Pero esto no ocurre en tres de cada cuatro mujeres golpeadas. Para completar, muchas veces la denuncia es retirada a los pocos días de instaurada.

Cuando la mujer no denuncia la agresión está impidiendo que su cónyuge reciba las consecuencias que lo pueden reeducar.

Cuando la mujer se mantiene en silencio le está confirmando al cónyuge la idea de que tiene derecho a golpearla, porque “es el que manda”. Como es natural, al poco tiempo la vuelve a golpear.

La denuncia debe hacerse ante la autoridad competente, una inspección de policía, una comisaría de familia o la fiscalía. Debe remitirse a la víctima al Instituto de Medicina Legal para un examen médico. Todo lo anterior desata una crisis en el matrimonio, algo a lo cual muchas mujeres tienen miedo, sobre todo las que creen que “el hombre es el que manda”. Pero sin crisis no hay cambio. Para que los golpes desaparezcan es necesaria una crisis.

En este momento es cuando más se necesita un asesor externo que en forma inteligente, desapasionada y serena lleve a la pareja por el camino del cambio – tanto en él, como en ella –.

Las cosas salen mal cuando la pareja actúa llena de sentimientos que causan confusión, como el resentimiento, la culpa o los deseos de venganza.

Algunas veces la mujer golpeada no sabe defenderse – o si sabe pero no lo hace porque aprendió en su hogar que “el hombre es el que manda” – y es entonces cuando los familiares de la víctima entran en acción para protegerla, muchas veces con intensos deseos de venganza. Esto termina por enredar más las cosas.

Generalmente el matrimonio se acaba y ella consigue un segunda marido – que también la golpea – y él se vuelve a casar con otra mujer – que también termina golpeando –.

Otras veces la mujer se asusta con la soledad y perdona sin exigir ningún tipo de tratamiento que les asegure un cambio real, en su cónyuge y en ella. Esto termina por enredar más las cosas. Generalmente se cronifica el proceso: agresión-perdón-agresión-perdón... en algo que algunos especialistas llaman el síndrome de Estocolmo Domestico.

Muchas veces, sobre todo cuando hay alcohol y drogas de por medio, la pareja inicia un tratamiento que no se lleva hasta el final. Cuando ella ve los primeros cambios cree que ya todo pasó y deja de exigir la terapia. Esto termina por enredar más las cosas. El marido vuelve a consumir licor o drogas y se pone agresivo otra vez.

Pero hay muchos casos en que ambos cónyuges aprenden a convivir democráticamente y superan la crisis resolviendo sus conflictos cotidianos con el dialogo respetuoso. Ambos aprenden que la autoridad debe ser compartida por el hombre y la mujer: que el hombre no siempre ‘es el que manda’.

Esto lleva a cambios en las acciones diarias, a una nueva vida donde el perdón y la reconciliación les permiten vivir felices en unión con sus hijos. En otras palabras, cuando el machismo desaparece con un tratamiento, también se va la violencia del ‘macho’.

Hoy quisiera terminar pidiéndole a Dios que les de paz en el corazón y sabiduría en su mente para enfrentar el futuro a todas aquellas parejas que están conviviendo con la violencia conyugal y sus consecuencias.

Por: José Manuel González
Tel. (575)3572314
Cel. 310-6302444
Dirección. Carrera 51B 94-334, consultorio 404, Barranquilla
www.drjmgonzalez.com

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO