El id es:node/150596
Relaciones 07 de Noviembre de 2018

Los niños, los más afectados en los problemas de pareja

El usuario es:
Foto: shutterstock

Sharon Kalil
Compartir:

El entorno y las situaciones que se perciben son fundamentales en una persona para que pueda desarrollarse de una manera adecuada en la sociedad y tenga bienestar en su vida.

De esta manera, si en su infancia se ve expuesto a un ‘hogar tóxico’, en el que sus padres se comunican a través de las peleas y agresiones, según explicó la psicóloga clínica Frauky Jiménez, esta persona podría sufrir problemas de sueño, ansiedad y depresión.

“A los niños, de cualquier edad, les asusta mucho ver discutir a sus padres. Las peleas los hacen sentir inseguros, nerviosos o tristes. Tienen dificultades para conciliar el sueño y se despiertan a menudo por la noche. Son habituales las regresiones a etapas anteriores, adoptando comportamientos que ya tenían superados, como orinarse en la cama o chuparse el dedo. Además, podrían presentar desajustes con la comida”, dijo.

Tenga en cuenta que, cuanto más prolongada es la exposición a la agresión, mayor es la dificultad de los niños para regular sus propias emociones de tristeza, abandono y miedo.

La psicóloga Martha Ramírez Acosta afirma que los niños al presenciar disputas entre sus padres quedan con una “huella muy profunda en su memoria (…) la agresión entre los padres moldea negativamente la respuesta emocional de los hijos. En ese caso, los menores aprenden que la agresión es la respuesta normal o la forma de afrontar los conflictos”.

Ahora bien, los niños menores de diez años pueden tener problemas de atención, mostrarse agresivos o hiperactivos en el colegio, manifestar desinterés, aislarse por completo o desarrollar una personalidad nerviosa y miedosa.

“Los menores de 6 meses suelen percibir cuando algo anda mal en la relación de sus padres por lo que pueden experimentar cambios fisiológicos, como un aumento de la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y las hormonas del estrés. Los jóvenes mayores de 10 años analizan cómo se solucionan los problemas: si hay entendimiento, si hay faltas de respeto, si se deja al otro con la palabra en la boca, si hay contacto visual, si se golpean, humillan o insultan”, dijo Jiménez.

Por otra parte, algunas peleas de pareja pueden ser percibidas como normales por parte de los involucrados pero, por el contrario, para un menor de edad pueden llegar a ser un detonante del miedo e intranquilidad por un posible abandono.

“Muchas veces los padres, ante una situación estresante, no son capaces de controlarse o de evitar discutir frente a sus hijos. Es importante tranquilizarse y comunicarle a los niños si la discusión es pasajera y, en caso de que sea así, explicar que a veces se puede discutir, pero eso no quiere decir que los padres dejen de quererse o de quererlo. En muchos casos en necesario pedirle disculpas a los hijos por el mal rato que la situación generó”, expresó Ramírez.

La psicóloga Jiménez concuerda en que la comunicación con los hijos es el recurso más valioso que se tiene en estos casos. “Si la situación en casa ya es caótica y las discusiones tienen un componente de agresión alto: en donde se evidencia golpes, gritos y groserías, tal vez, es conveniente buscar la ayuda de un especialista”.

En caso de que la exposición de las agresiones de los padres sea alta en frecuencia, duración e intensidad, alguno de los miembros de la familia debe denunciar la situación, “pues el menor está siendo maltratado emocional y psicológicamente”.

Así pues, las especialistas resaltan que para tener un entorno en el que los más pequeños del hogar se sientan queridos, amados y refugiados se debe contar con autocontrol a la hora de expresar alguna inconformidad a la pareja, ya que de esta manera no habrá agresiones y se le podrá garantizar a los niños una vida adulta sana.

Padres. Los especialistas aconsejan que las figuras paternas le aclaren a sus hijos las causas de la pelea y las posibles maneras de resolverla, pues estos suelen responder mejor ante la situación.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO