El id es:node/61856
Relaciones 27 de Marzo de 2012

A propósito de la muerte en la pareja

El usuario es:

Compartir:

Acabo de salir de la clínica donde estuve recluido 10 días por una intoxicación. Como ustedes saben, yo soy alérgico al trigo y a la leche. Estuve 3 días en cuidados intensivos y luego me pasaron a piso. Gracias a Dios y al eficiente cuerpo médico todavía estoy vivo. Cosa que ha cambiado drásticamente mi actitud ante la vida.

Mi esposa y mi hija mayor sufrieron mucho mientras me acompañaban de noche y de día. Debo agradecer públicamente su dedicación a atenderme durante esta crisis.
Esta experiencia me puso a reflexionar sobre la muerte del cónyuge, y hay una serie de comentarios que me gustaría hacer al respecto.

Para comenzar, la pareja debe estar consciente de que en algún momento puede enviudar. Hablar sobre eso ayuda a prepararse. Conversar sobre nuestros temores y fantasías acerca de la muerte fomenta la unión y la intimidad de la pareja.

Es sano que ambos conozcan si se ha comprado un lote en un cementerio, por ejemplo. Conocí el caso de una viuda que desconocía completamente la situación económica de su hogar porque su marido nunca le contó nada al respecto. El creía que nunca faltaría.

Algunas veces la muerte del cónyuge se da de forma imprevista. El dolor y el impacto emocional son grandes. La depresión puede atacar drásticamente al cónyuge vivo. Conocí el caso de una pareja en la cual ella murió durante un accidente automovilístico. El esposo entró en un shock emocional tan intenso que se encerró en su cuarto, sin levantarse de la cama durante varios meses. Su tratamiento, con base en medicamentos antidepresivos, duró casi 2 años.

Otras veces el cónyuge muere después de una larga enfermedad. Este proceso ayuda a que el impacto sea menor ya que la pareja se va haciendo poco a poco a la idea de la muerte. De hecho, algunas veces, cuando la enfermedad es muy larga y dolorosa, el cónyuge saludable desea que su pareja descanse de dicho dolor y le piden a Dios que se lo lleve.

También se presenta la viudez porque uno de los cónyuges se suicida. Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo se suicida una persona cada 40 segundos. Los hombres mayores de 60 años son los que más se suicidan. El cónyuge de una persona que se suicida se carga de culpa muchas veces. Se pregunta cosas como: ¿Qué hice yo mal para que mi pareja se suicidara?

La viudez por suicidio del compañero o compañera es supremamente delicada. Mi experiencia me muestra que es la que más problemas produce.

Consejo de la semana
Conversar sobre nuestros temores y fantasías sobre la muerte fomenta la unión y la intimidad en pareja.

Por: José Manuel González
Tel. (575)3572314
Cel. 310-6302444
Dirección. Carrera 51B 94-334, consultorio 404, Barranquilla
www.drjmgonzalez.com

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO