El id es:node/151084
Un Break 19 de Diciembre de 2018

Rosa Piñeros, una mujer con alma altruista

El usuario es:
Foto: Jose Capela

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

La barranquillera Rosa Piñeros instituyó en el 2009 su Fundación Cristiana Pan de Vida. Surgió con el deseo de beneficiar a niños y madres de Barranquilla en estado de vulnerabilidad y la consolidó con un enfoque que busca brindar espacios de recreación y alimentación a la comunidad en mención. Piñeros está radicada en Estados Unidos, pero con frecuencia visita su tierra natal para realizar las actividades benéficas de la fundación; es más, estuvo la semana pasada entregando juguetes que obsequió con el fin de robarles sonrisas a estas personas. Así que, a propósito del Día Internacional de la Solidaridad Humana, la invitamos a que se tomara Un Break con nosotros y nos compartiera una pequeña parte de su vida personal.

 P  ¿Qué es lo más gratificante de ayudar al prójimo?

 R  Los frutos que deja. Hemos visto niños con caras felices y con ojos que expresan el agradecimiento, pues sienten a través de nosotros el amor de Dios.

 P  ¿Todos los años recolecta juguetes para niños en situación de vulnerabilidad?

 R  Desde que abrimos la fundación no solamente lo hacemos en Navidad. Todo el año les damos un desayuno y les festejamos fechas como el Día del Niño, entre otras. Además, apoyamos a aquellas madres que han luchado contra todo para sacar adelante a sus hijos, a través de cursos que se les imparten, tales como costura y zapatería.

 P  En su infancia, ¿cuál fue el juguete que recibió en Navidad y le generó mucha felicidad?

 R  Un juego de ollas, platos y cucharas. Algo que hoy suena sencillo, pero en aquel entonces era algo que me emocionaba demasiado.

 P  ¿Cómo le pedía los regalos al Niño Dios?

 R  A través de la famosa carta al Niño Dios. En aquel entonces Papá Noel no era el centro de la Navidad.

 P  ¿Cómo vivía la Navidad en su infancia?

 R  Tengo muchas primas y siempre nos reuníamos a jugar y a compartir todo lo que nos traía el Niño Dios. Salíamos a la puerta de la casa a mirar los regalos de los otros niños y mostrarles los de nosotras.

 P  ¿De pequeña le gustaba compartir?

 R  Sí. Mi familia era muy sencilla, pero mi madre me enseñó a compartir lo poco que tenía.

 P  ¿En cada cierre de año tiene alguna cábala que no puede dejar de hacer?

 R  Todos los 31 de Diciembre, a las 12 de la noche, me reúno con mi familia y le entregamos el año a Jesús. Le ponemos todos nuestros planes y deseos del nuevo año y le damos gracias por el que terminó.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO