El id es:node/150396
Vive la Vida con Siad Char 24 de Octubre de 2018

La felicidad, el arma del bienestar

El usuario es:
Siad Char
Compartir:

Mantener un buen estado de salud no es sólo ir al médico frecuentemente, hacerse chequeos, exámenes y seguir comiendo todo lo que se nos cruza por el frente. Tampoco llevar una vida sedentaria simplemente porque vemos que el peso que tenemos está bien y no “necesitamos” ejercitarnos. Tener un buen estado de salud no es ser conformista y solo decir: “no estoy gordo”.

Nuestro cuerpo al igual que nuestra salud necesita de nosotros, necesita un poco de consentimiento y por eso debemos ser conscientes de lo que hacemos y de lo que dejamos de hacer. Ser sano significa cuidarnos, evitar las cosas que nos hacen daño y aumentar las que nos ayudan o favorecen. No se trata de tener un buen estado físico, de verse bien en el espejo, la salud va por fuera y también va por dentro. Para mantenerse bien no hay que maquillar algo que está dañado desde adentro, al contrario, hay que curar desde adentro lo que está mal para que esto se refleje por fuera. Acá tienen algunos consejos para mantener su bienestar: Seguir una dieta balanceada, mantenerse activo, descansar, dormir, conocerse y aceptarse, demostrar los sentimientos, tener amigos, ayudar y pedir ayuda, tomar poco alcohol, sonreír y hacer reír.

Seguir una dieta balanceada no significa evitar por completo dulces, harinas y grasas. No es consumir exageradamente proteína. Recodemos que todo en exceso es malo. Una dieta balanceada incluye un poco de todo. La comida es la gasolina que le ponemos a nuestro organismo. Comer bien no es únicamente necesario para mantener el peso ideal, es importante para vernos bien, pero también para mantener un buen estado de salud. La comida que consumimos se refleja en todo nuestro cuerpo, por fuera y por dentro.

Debemos mantenernos activos. No tenemos que ser amantes del ejercicio para hacerlo. Con caminar un par de veces a la semana, evitar los asesores algunos días y preferir subir una escalera, eso es mantenernos activos. No sólo el cuerpo debe estar activo también la mente. Tener un proyecto en el que queremos trabajar, escribir, leer o hasta ver una serie ocupa nuestra mente y la mantiene activa.

No todo es trabajo en la vida. Sí, trabajar es necesario, pero debemos cuidar nuestra salud y así como le exigimos al cuerpo también debemos retribuirle y darle un descanso para recargar pilas. Recordemos que el cuerpo es como una máquina y si no la apagamos se puede fundir. 
Todos dormimos pero, ¿dormimos bien? Dormir no es acostarse en la cama con el celular al lado y despertarnos cada vez que este suena. Para dormir bien debemos apagar todos los aparatos electrónicos o cualquier cosa que pueda llamar nuestra atención. Preferiblemente debemos dormir en un cuarto oscuro, sin luz o televisor encendido.

Nadie mejor que nosotros para conocer nuestro cuerpo, nuestras fortalezas, nuestras debilidades, nuestras prioridades y preocupaciones. Todos somos distintos y no podemos seguirnos por los demás o por lo que ellos piensan que somos, qué debemos y qué no debemos hacer. Tenemos que aceptarnos como somos, fortalecer cada una de nuestras fortalezas y trabajar en nuestras debilidades para convertirlas en armas que nos den fuerza y motivación. 

Muchas veces tendemos a esconder nuestros sentimientos. Somos temerosos a la hora de demostrar lo que sentimos. Algunos preferimos escondernos a llorar en vez de hacerlo frente a los demás. En el momento en el que sentimos que debemos reír lo debemos hacer, y en el momento en el que sentimos que es necesario llorar, también lo debemos hacer. Eso no es malo ni te hace menos o más fuerte.

Los amigos son la familia que nosotros escogemos. Nuestra familia ya está definida desde antes de nacer, pero tener amigos es expandir esa familia que ya tenemos. Es crear una red de apoyo, compromiso y solidaridad. Los amigos son como una planta, hay que regarla para que siempre esté bella. 

No hay que temer a pedir ayuda. En el momento en el que sientas que necesitas de alguien para algo, cuéntalo. Entre varios es mucho más fácil encontrar soluciones. No te debe dar pena pedir ayuda, todos en algún momento la hemos o la vamos a necesitar. Cuando alguien llegue donde ti a pedirte ayuda, si está en tus manos hazlo. No hay nada más satisfactorio que sentir que colaboraste.

El alcohol es euforizante depresivo. Consumirlo en exceso puede causar depresión o ansiedad. El exceso de alcohol afecta las funciones cerebrales.
Nada más lindo que la sonrisa. Ver sonreír a alguien alegra a todos los que están alrededor. La sonrisa y la alegría se contagian fácilmente. Sé entonces esa luz que llega para sacar las sonrisas de todos. Que siempre tengas una cara amable, positiva y enérgica.

Por Siad Char
siadchar@hotmail.com
Instragram: @siadchar_oficial
Twitter: @siadchar
Snapchat: Siadchar

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO