EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143631
Cine 23 de Junio de 2017

Eugenio Dervez, el ‘latin lover’ de moda

El usuario es:

Foto: Cortesía Cine Colombia

Alejandro Rosales Mantilla

El actor mexicano vuelve en compañía de la bella Salma Hayek en esta película en la que interpreta a Máximo, un gigoló especializado en seducir ancianas ricas. Afirma que la historia está hecha a su medida.

Muchos en Colombia y el mundo recuerdan a Eugenio Derbez por su excelente papel en la comedia dramática No se aceptan devoluciones (2013). El filme, el más taquillero en habla hispana en la historia de Estados Unidos, también movió el torniquete en todo el mundo, sobre todo en el continente americano. Ahora, el actor mexicano vuelve a las salas acompañado de Salma Hayek y la legendaria Raquel Welch en Cómo ser un latin lover.
 
Como el mismo lo ha expresado, después de su demoledora ópera prima (No se aceptan devoluciones), estaba   buscando un guion que quedara con su acento, su público, su edad, su todo.
 
“Lo que me encantó de Cómo ser un latin lover fue que pudiéramos jugar con esta imagen de alguien que es tan bonito y guapo como Julio Iglesias, Enrique Iglesias o Ricky Martin. Máximo de verdad ya no se cuece al primer hervor, probablemente está en los peores años de su vida, y es lo que se me hace más gracioso de este personaje”, expresó el actor a medios de comunicación de todo el mundo.
 
Como datos curiosos, Derbez debió subir 10 kilos para darle vida a su personaje de gigoló en retiro y perfeccionar su inglés. De hecho, este es su primer protagónico en ese idioma. 
 
Medios como el New York Times, exactamente la crítica de Glenn Kenny, opina que la película “mezcla sorprendentemente bien las habilidades de Derbez con el absurdo humor anglosajón”. 
 
Otros críticos, como Fernanda Solórzano, de Letras libres, afirma que es “una cinta que pretende ofrecer escapismo y reafirmación a los latinos en EU, pero en cambio refuerza estereotipos dañinos”.
 
 
‘Sinopsis’. De niño, Máximo soñaba con ser millonario, pero sin mover un dedo. Así que aprendió a conquistar a mujeres millonarias y ancianas. 25 años después, casado con una ricachona mucho mayor que él, despierta traicionado y con sus cosas en la calle. De esta forma se ve forzado a mudarse con su hermana y su sobrino. 

Etiquetas

Más de revistas