El id es:node/142155
Comer 31 de Marzo de 2017

Disfrute el exótico manjar de Semana Santa

El usuario es:
Foto: Giovanny Escudero

Frutas y tubérculos se toman algunos lugares públicos de la ciudad en forma de dulces típicos, para darle la bienvenida a la Semana Santa. Hoy le mostramos los más exóticos.

Daniela Fernández Comas @danielaferco
Compartir:
Año tras año, la sazón de Palenque, Bolívar, llega a Barranquilla para deleitarnos con sus creaciones. Sea directamente desde allá, o a través de barranquilleras con sangre palenquera, los dulces típicos no pueden faltar en esta temporada. Antes y durante la Semana Mayor, en cualquier presentación.
 
Como muchos saben, las cocadas o los dulces que llevan leche, coco o arequipe son los más apetecidos, los más tradicionales. Por eso, en esta ocasión, buscamos lo menos comunes, en el parque Suri Salcedo.
“El que más vendemos es el de coco con leche, también el de leche con ñame y de leche cortada”, explica Shirly Salgado. No es de Palenque, tiene familia allá. Tampoco hace dulces, vende los que hace su mamá. “Yo sé hacerlos pero no tengo la paciencia. Por eso mi mamá los hace, ella tiene el punto exacto”, admitió la que fue también Chica M!ércoles, en diciembre de 2015.
 
Asimismo, como todo chef de un restaurante gourmet, las hacedoras de estas delicias también le han puesto creatividad a sus productos, innovando con frutas y mezclando sus sabores. Hay para todos los gustos. Hoy en día el que más buscan es el de mongo mongo.
 
“Desde que comenzaron a hacer dulce de mongo mongo comenzaron también con el cuento que es afrodisiaco, pero eso lo dicen es para que compren”, sonríe Mireys Obeso al preguntarle por este producto. Ese “cuento” es el que relata Mayerlis Casiani, también de familia palenquera. “Fíjate que a mí me preñó un año. De tanto comer mongo mongo salí embarazada”, contó Casiani de lo que dice cuando le piden mongo mongo, añadiendo que “con eso la gente se ‘faja’ a comprar”.
 
Al escuchar esto, un artesano que había llegado al punto de Mireys Obeso a comprar el que más le gusta, el de papaya, preguntó extrañado “¡¿cuál es el afrodisiaco?!”, pero ella le explicó que no era así. Que la cantidad de frutas que lo componen son las que hacen creer que este tiene un efecto. Efecto que no tuvo en David Villacob, un bogotano que vive en Barranquilla desde hace 30 años, y compró mongo mongo con esa intención. “Lo he probado y no he sentido esa electricidad”, exclamó.
 
La invitación es para que se acerque al punto de dulces más cercano. Pruebe los diferentes sabores que hay, desde el tradicional hasta el más original, en sus diferentes tamaños. Y así  decida usted si le gusta este exquisito manjar. 
 
Variadas frutas en el ‘mongo mongo’
Plátano, mamey, piña, mango, corozo, ciruela, guayaba y tomate son las frutas con las que hacen este curioso dulce. Hay quienes dicen que es afrodisiaco, “pero eso lo dice uno para que la gente se ‘faje’ a comprar”, confiesa entre risas Mayerlis Casiani, vendedora en el parque Suri Salcedo, en Barranquilla. Sin embargo, ella considera que el borojó y el chontaduro le da un toque especial.
 
 
Ácido y dulce, así es el de mamón
Un almíbar con toques ácidos es el sabor de este dulce típico. A los amantes del mamón seguro les gustará, pues conserva la esencia de la fruta. “Este no es tan raro, hay gente que ya lo conoce, pero su aspecto llama la atención”, dice Mireys Obeso, desde el parque Suri Salcedo. Aquí vemos el dulce, en un recipiente pequeño, presentación equivalente a $2.000 pesos.
 
 
La particular mezcla del tomate con mamey
Puede parecer poco llamativa esta combinación de sabores, pero la verdad es que es agradable al paladar. Una mermelada, con pequeños trozos de fruta, es la sustancia que más se asemeja a este dulce. “Este se vende bien también”, dice Luisa. El mamey es el que se encarga de darle el sabor dulce, mientras que los trocitos de tomate le dan equilibrio para que no empalague. ¡A probar!
 
 
Tamaños
 
$2.000, $3.000, $5.000, $7.000, $12.000 y $25.000 son los valores que manejan quienes ofrecen estas delicias. Si prefiere comprar para comer luego, no se preocupe, cada recipiente se puede envolver en papel aluminio, llevar y disfrutar en casa. 
 

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO