El id es:node/133561
Paseo 27 de Marzo de 2015

Naturaleza y turismo a orillas del Guájaro

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

Anímese, conozca y recorra la ribera de este cuerpo de agua, el más grande del departamento del Atlántico con 14 mil hectáreas de extensión.

Lina Orozco Montesino
Compartir:

A la lista de lugares en el departamento del Atlántico donde disfrutar un fin de semana, un día de descanso o la temporada de Semana Santa que se aproxima se suma el Embalse del Guájaro, que en los últimos meses se ha convertido en un destino predilecto para los amantes de la naturaleza y las actividades al aire libre.

Tomando desde Barranquilla la vía La Cordialidad, en el recorrido se deja atrás a los municipios de Galapa, Baranoa y Sabanalarga. La entrada por el corregimiento de La Peña es una de las opciones para llegar a este majestuoso cuerpo de agua, que con 14 mil hectáreas de extensión es el más grande del Departamento.

Gracias a la instalación de dos kilómetros de malecón en la ribera del estanque, a la altura de los corregimientos de La Peña y La Aguada (ambos, jurisdicción de Sabanalarga), la afluencia de turismo se ha disparado en el área. Estos trabajos fueron realizados con recursos de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) y el Gobierno nacional.

El recorrido por el sendero puede hacerse caminando, en bicicleta o en patines, a cualquier hora del día, aunque preferiblemente a tempranas horas de la mañana o al atardecer, para permitirse un mayor disfrute y no tener mayores inconvenientes con el sol y el calor.

De esta manera, el espacio es propicio para que fotógrafos, profesionales o aficionados, puedan captar bellas imágenes de la belleza paisajística del lugar.

Eddy Rodríguez, líder comunitario en La Peña y propietario de una de las seis casetas de comercialización de alimentos, resalta que los fines de semana, así como los puentes festivos, es cuando mayor afluencia de personal hay en la zona.

Y es que ir a almorzar a la ribera del Guájaro constituye un interesante plan para salir de la rutina y, sobre todo, para el deleite del paladar. En el primer bocado se puede degustar el sabor fresco de un pescado recién sacado del agua.

Lo mejor es que el plan no constituye una amenaza para su bolsillo, por lo menos así lo deja claro Eddy. “Tenemos precios muy cómodos. Los platos oscilan entre 7 mil y 20 mil pesos”, puntualiza.

Los visitantes también tienen la oportunidad de dar un paseo en bote por el espejo de agua.


Para disfrutar en compañía

Recorrido
Puede andar por la ribera del estanque donde fue construido un malecón de dos kilómetros.

Almuerzo
A la orilla del embalse también hay seis casetas que venden platos de pescado y otras comidas típicas.

Paseo
A bordo de una chalupa, puede recorrer las aguas del Guájaro. El valor oscila entre 20 y 30 mil pesos.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO